Noticias
Primera Plana
Locales
Nacionales
Internacionales
Espectáculos

Capsulas de Motivacion
Brown Bear
Roberto Arguello
Sahara Del Sol
Cita con el Amor
Historias Verdaderas

Deportes
 
Secciones Especiales
Cruzando La Linea
Cultura Sin Fronteras
Perrin Tin Tin
solo para adultos
Chistes
Sociales
Salud 
Horoscopos

El Superior
Quienes Somos
Locaciones
Editorial
Suscribirse
Contactarnos
Como Anunciarse
Archivos

 

 
 
 
 
LUCHANDO CONTRA LAS DROGAS (II)*
Posibilitan prever muerte súbita por ataque cardíaco


LUCHANDO CONTRA LAS DROGAS (II)*


LA ADICCIÓN AL ALCOHOL Y/O A OTRAS DROGAS Definitivamente ES UNA ENFERMEDAD porque presenta síntomas claros y definidos, con cuatro grandes fases del proceso de la enfermedad, en donde una serie de síntomas se van presentando en cada una de las fases, terminando con la muerte del alcohólico o adicto si éste no es atendido a tiempo.

Algunos ejemplos de estos síntomas son:

Presentar olvidos de lo que la persona hacía mientras estaba intoxicada (“lagunas mentales”), Mentir para poder seguir consumiendo, Robar objetos o dinero de la casa para conseguir alcohol o droga, Justificar su manera de beber (“yo no amanezco tirado en las calles, me puedo controlar” o “es parte de mi trabajo”), Defender el efecto “positivo” (¿?) de usar drogas (“me sirven para estudiar o mejorar mis calificaciones en la escuela”), Usar excusas irracionales (“nadie me quiere”), Sentimientos de culpa, Ilusión de grandeza, Conducta hostil para intimidar y tratar de controlar a la familia, Períodos de abstinencia para demostrar que sí puede dejar el alcohol o las drogas, (“yo puedo dejar de usar cuando quiera”), Apatía progresiva hacia otras cosas que no sean el alcohol y/o las drogas de su preferencia, - Múltiples resentimientos y temores, Hospitalizaciones para desintoxicación o desintoxicaciones caseras, -
Minimizar el efecto (“la marihuana no hace daño, es un producto natural”, “la cerveza no contiene tanto alcohol”), etc.

¿Cómo principia la gente a tener este problema?

No necesariamente porque tenga complicados problemas emocionales crónicos que requieran de tratamiento psiquiátrico. Aunque hay que reconocer que el hecho de que una persona tenga serias dificultades afectivas o de adaptación, esto mismo puede facilitar el inicio en el consumo pero no necesariamente es la causa principal de la enfermedad. Las razones por las que la mayoría se inicia en el consumo son más sencillas de entender. A continuación se revisan algunas de ellas.

Primera Razón: La Curiosidad: Quizás se trata de la razón más frecuente, la curiosidad, esto es, el querer saber qué es lo que se siente al consumirlas ya que hay tanta información errónea o distorsionada sobre el alcohol y sobre las drogas y también existe tanta desinformación que algunas personas, especialmente adolescentes (hombres y mujeres) desean saber qué les puede pasar si las prueban y aceptan hacerlo desconociendo tanto los efectos inmediatos como las consecuencias a corto o mediano plazo (las consecuencias a largo plazo son pocas y fáciles de entender: daños irreversibles en la salud, locura y/o la muerte).

Segunda Razón: La Presión De Los “Padres”(conocidos o amigos del barrio).

En ocasiones es muy importante sentirse aceptado en un grupo de amigos de la escuela o del barrio y por desgracia en algunas de esas camarillas o pandillas se ha puesto de moda el consumir bebidas alcohólicas sin control alguno o también el ingerir alguna droga ilegal o algún medicamento de los que requieren receta médica especial pero que se consiguen de otras maneras.

Para pertenecer a estos grupos o para permanecer en ellos hay que hacer lo que los demás hacen y algunas personas tienen gran necesidad de pertenencia por lo que aceptan lo que les pidan aún y cuando saben que se están arriesgando a sufrir algunas consecuencias negativas.

A esta presión de los pares es difícil contrarrestarla con regaños o “sermones” o señalando las terribles consecuencias del consumo de drogas. Existen otras maneras más efectivas.
Tercera Razón: La Necesidad de Imitar a Otros

Cuando una persona quiere conseguir su propio y personal estilo de ser y de actuar, primero trata de imitar a sus semejantes que admira o que le agrada cómo se comportan y después adquiere para sí mismo algo de esos estilos de ser, convirtiéndolos en parte de su personalidad. Muchas personas se inician en el abuso del alcohol o de drogas por imitación, porque han visto que otros lo hacen y, aparentemente, no les ha pasado nada malo, al contrario, parece ser que son exitosos y esto último invita a seguir su ejemplo.

Este fenómeno, el de la necesidad de imitar a alguien especial, es algo natural que está presente en algunas etapas de la vida, sobre todo durante la pubertad y la adolescencia. El problema reside en el hecho de querer imitar a alguien que consume alcohol o droga.

Hay que señalar que la mayoría de los adictos al alcohol o a las drogas se inició consumiendo bebidas con contenido alcohólico durante su pubertad o adolescencia y bajo la “autorización” o invitación de alguien de mayor edad (familiar o amigo de la familia) al que le pareció que ya era oportuno que la persona inexperta aprendiera a sentir lo que sucede cuando se consume alcohol.

A nuestras sociedades altamente tecnificadas y “civilizadas” les parece normal el hecho de que un adolescente demuestre que ya es hombre consumiendo fuertes cantidades de bebidas alcohólicas.
Cuarta Razón: Alivio de Dolencias: Por el efecto obtenido (alivio o disminución del dolor físico o emocional,

evitar el cansancio, el hambre o las tensiones) prescrito por algún médico durante un tiempo limitado y que la persona usuaria en cuestión decide continuar con el uso bajo su propio riesgo. En muchas ocasiones estos medicamentos se obtienen en el “mercado negro” o también utilizando falsos recetarios.

Razones con conocimiento de causa Existen otras razones por las cuales una persona relativamente sana que tiene alguna experiencia con los efectos de las drogas o el alcohol se convierte en un adicto. Entre estas tenemos las siguientes:

a) Vinculadas al Sexo

- Por mandato de la Pareja: si la pareja consume él o ella también lo hace para complacerle y disfrutar juntos. Dura algún tiempo hasta que uno de los dos enferma y opta por los momentos solitarios de consumo. La unión se rompe, la familia desaparece.

- Optimización del placer: la pareja de común acuerdo buscan nuevos caminos para el placer mutuo hasta que caen enfermos; destruyen el hogar y la familia.

- Desinhibición de la tendencia: muchas personas con tendencias homosexuales ocultas utilizan la droga para escapar de los controles de su propio Yo y dar rienda suelta a sus tendencias sexuales y perversidades. Es una situación grave sumamente destructiva que lleva al adicto a la doble personalidad ambas enfermas. En la mayoría de los casos termina con el suicidio o el contagio de una enfermedad terminal.

b) Vinculadas al Trabajo

Activación Cerebral: la persona desarrolla un trabajo intelectual intenso y recurre a las drogas para activar a su mayor potencia el cerebro y sus funciones como la imaginación y la creatividad. Las neuronas se destruyen, el sujeto enferma y sus juicios terminan siendo no válidos aún cuando él está seguro que si lo son. Constituyen un peligro social y deben ser eliminados de cualquier responsabilidad ante la sociedad. Para alcanzar ese equilibrio convirtiéndose en un adicto aún mas desadaptado socialmente.

- Posesión Demoníaca: la persona consume con frecuencia drogas debilitando sus defensas espirituales y mentales. Termina poseído por espíritus malignos que lo llevan a realizar acciones “solicitadas” o “requeridas” por el espíritu poseso que siempre solicita drogas. Ataca a todos los adictos y su diagnóstico es muy difícil siendo detectado normalmente cuando la ciencia médica fracasa. Es muy peligroso pues el individuo lleva a su hogar al espíritu poseso con su sequito infernal contaminando a sus familiares.

Nota: si usted, amigo lector, conoce algunas otras razones por las que cada día más y más personas caen derrotados por el alcohol o las drogas, escríbanos y cuéntenos su experiencia y lo daremos a conocer a los lectores de nuestro periódico en esta columna. Ellos y nosotros se lo agradeceremos.

José L. Allende


Posibilitan prever muerte súbita por ataque cardíaco

Aquellos pacientes cuyo pulso es demasiado rápido cuando están descansando y demasiado lento cuando hacen ejercicios tienen más posibilidades de morir de un paro cardíaco súbito que aquellos cuyas pulsaciones se producen en sentido inverso, según un estudio de científicos franceses.

La investigación, que se considera la primera acerca de ese tipo de muerte súbita en personas saludables, se limitó a someter a los sujetos a simples pruebas de ejercicio sobre estera (stress tests) como las que se aplican con frecuencia a los pacientes cardíacos.

Los expertos dijeron que el resultado de las pruebas no significa que la gente saludable deba someterse a pruebas rutinarias de ejercicio, pero agregaron que cuando los pacientes cardíacos sean sometidos a las pruebas, los médicos deben estudiar el ritmo de las pulsaciones para determinar si hay problemas cardíacos y no solamente buscar arterias bloqueadas como se hace mayormente ahora.

“Sabemos que hay gente que puede caer fulminada en cualquier momento”, dijo el doctor Michael S. Lauer, cardiólogo de la Clínica de Cleveland que no estuvo involucrado en el estudio, pero que también realiza pruebas de ejercicios y examina a sus pacientes a largo plazo.

Si bien no hay prueba alguna de que una intervención pronta impida las muertes prematuras de esas personas, “yo arreglaría absolutamente todo lo que pueda arreglarse” a base de tratamientos médicos, agregó.

Ello incluiría administrar a los pacientes medicinas tales como la aspirina y drogas para el control de la presión arterial y el colesterol, y recomendarles un programa de ejercicios para fortalecer el músculo cardíaco. El estudio más reciente, que aparece en la revista New England Journal of Medicine en su edición del jueves, halló que el peligro de muerte súbita es cuatro veces mayor que lo normal en aquellos individuos cuyas pulsaciones son rápidas cuando están descansando y no lo suficientemente rápidas cuando hacen ejercicios.

La muerte súbita es el doble de lo normal en individuos cuyo corazón no redujo lo suficiente sus latidos al concluir las pruebas de ejercicios físicos. Los resultados del estudio son similares a los obtenidos previamente con pacientes cardíacos.

En la internet: New England Journal of Medicine: http://www.nejm.org

 

Hoy en El Superior

 

 

 




 


 

 

 

Derechos Reservados El Superior ©
Con gusto recibiremos sus comentarios
Director: Jesus Heredia

Webmaster: info@ruwebdesign.com